Desde hace un tiempo estoy preparando junto con otras personas una pequeña obra de teatro amateur de contenido social . No sé si ganaremos algún dinero con ello ni si vendrá mucha gente a vernos, pero disfruto con el proceso, es divertido e interesante y además me siento realmente comprometida.

Me estoy dando de cuenta de que , a medida que maduramos , necesitamos sentirnos implicados en proyectos, metas, que tengan un sentido para nosotros, es decir, que se identifiquen con nuestros valores personales, sean cuales sean. Los valores de algunas personas se refieren a la cooperación, la honestidad o la justicia.Para otras, lo más importante es  la sostenibilidad, la conservación de la naturaleza o la convivencia. Hay quienes dirigen los esfuerzos de su vida a aumentar su riqueza económica o a hacerse famosos/as, lo cual es igual de respetable siempre que no interfiera en que otros trabajen por sus propias metas.teatro_blog

Podemos implicarnos en proyectos educativos, culturales, ambientales, sociales o políticos. Más grandes o más pequeños. Profesionales o no. Hay  quien se implica intensamente en identificar el proceso reproductivo del ornitorrinco hembra mientras otros crean nuevos partidos políticos , colaboran con una ONG , planifican un viaje o crean una nueva empresa . No importa de qué se trate lo importante es qué te hace sentir cuando trabajas en ello, independientemente de las recompensas económicas o externas o los propios resultados.

Si vas a buscar tu proyecto, te ayudará tener en cuenta esto:

1) Busca tus valores, es decir, qué es para ti lo realmente importante . Y elige un proyecto que sea coherente, que vaya en la línea de esos valores.

2) Piensa qué tienes que ofrecer a los demás ( TODOS tenemos algo que ofrecer)

3) Si vas a colaborar con otras personas, trata de que estén al mismo nivel de compromiso que tú y recuerda que sus ideas son igual de importantes y valiosas que las tuyas. Rodearse de otras personas con las mismas metas que tú  siempre ayuda a aprender cosas: si quieres llegar rápido, camina solo/a. Si quieres llegar lejos,busca compañía. Pero tienes que estar preparad@ para trabajar en equipo y compartir decisiones.

4) Define unos objetivos e intenta  ser constante. Pero no te exiges más allá lo que puedes dar , porque puedes frustrarte : lo importante es seguir ahí.

Trabajar y sacrificarnos ( un poco) por aquello en lo que creemos no sólo es una alimento para el espíritu sino que nos ayuda a confirmar realmente si es esa meta  la que nos importa o si lo realmente importante para nosotros va por otro lado, cosa que , créanme , pasa muchas veces. Y cuando conocemos realmente aquello en lo que creemos, nuestros valores , estamos un paso más cerca de conocernos a nosotros mismos.

La semana pasada después de bastante tiempo  y varios paréntesis por fin terminé un libro que había empezado a leer.

Realmente uno/a se siente satisfecho/a cuando acaba algo que se ha empezado. Cualquier proyecto,  por poco o muy  importante que parezca( ya sea un puzzle o una carrera universitaria) lo valoramos realmente  cuando está terminado. Es como si ya pudiéramos ver de verdad  el resultado de nuestro esfuerzo. O como si puediéramos añadirlo por fin  a nuestra lista de logros.libro

¿Cómo se sienten ustedes sabiendo que han dejado algo a medias: el curso de inglés, el programa de entrenamiento físico , la colección , el puzzle,…? Yo suele sentirme a parte de algo culpable (quizá por invertir un tiempo que no he aprovechado como me gustaría) .También insatisfecha, con un leve toque de fracaso.

A veces el problema está en que no somos lo suficiemtemente realistas al elegir una tarea , porque ésta  realmente no nos motiva tanto o porque no tenemos los recursos o el tiempo o suficientes y no lo queremos ver : ya estamos bastante cargados con otras cosas y realmente para dedicarnos a ese nuevo proyecto habría que sacar alguno de la agenda.

Otras veces nos falla la disciplina para mantener un hábito.  O, simplemente,  no es el momento .

Si pensamos en todo esto quizá sea más satisfactorio comprometernos con menos proyectos y/o más asequibles , pero con más probabilidad de finalizarse , que otros más ambiciosos e inicialmente estimulantes que en el fondo sabemos que no se van a materializar. Sabiendo que tenemos tiempo por delante para llevar a cabo muchas cosas, lo importante es que no se queden definitivamente en el tintero. Y dedicarle tiempo y esfuerzo a elegir nuestros proyectos para iniciarlos con la seguridad de que es éso realmente lo que quiero hacer.

Además yo creo que es importante recompensarnos, darnos algún pequeño premio, aunque sea una palmadita en la espalda a nosotros/as mismos/as para recordarnos que cuando nos ponemos realmente podemos hacer muchas cosas. Decirlo en voz alta y compartirlo con los demás : «Lo he terminado», » está completo», «lo he conseguido».