Hace poco me tocó esperar en el dentista, casi una hora. Debido a urgencias, junto con cuestiones de planificación y a saber qué más…:(

Realmente me doy cuenta de, si bien  nos quejamos de no tener tiempo para nada, no sabemos qué hacer con el tiempo que nos llega de forma inesperada, cuando no estamos preparados/as.esepra

¿Por qué nos molesta tanto esperar si precisamente no nos piden que hagamos nada? Se me ocurren varios motivos:

  1. Nos hacen esperar, por lo que , desde fuera de nosotros/as, hay alguien que controla nuestro tiempo, nuestros recursos.
  2. Cuando llevamos todo el día continuamente ocupados/as, nos trastoca vernos sin nada a lo que atender y lo vivimos como una experiencia estresante. (Peor si el móvil se quedó sin batería).

  3. La prisa. Después de esta cita, tenemos otro compromiso, que puede retrasarse si necesitamos comerle tiempo para finalizar la primera tarea.

¿Qué podemos hacer para prepararnos ante las posibles esperas sin ponernos de los nervios?

  • A ver, hay situaciones en las que son más previsibles los retrasos que en otras: las citas médicas, de estética,en el aeropuerto,…A la hora de organizarnos es mejor dejar un margen hasta comenzar la siguiente tarea; es preferible que nos sobre una hora de tiempo a que nos falte…
  • Aquí podemos llegar con algo para hacer: un libro, llamadas de teléfono,organizar la semana con la agenda, algún ejercicio de relajación con auriculares,.. hay muchas cosas que tenemos pendientes por hacer y que realmente se pueden realizar en casi cualquier sitio.
  • Recuerda que por ponerte más nervioso/a el tiempo no va a pasar más deprisa, pues tiene su propio ritmo, que no tiene por qué ser el mismo que el tuyo 😉

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llega Diciembre y muchas personas piensan que es momento de hacer balance de lo ya acontecido o programar buenos propósitos. Yo también me he puesto un poco con ello, parece que es lo que toca…

Es cierto que de Enero e un año a Enero del siguiente  transcurre un año cronológico, pero también de Abril a Abril y de Junio a Junio. Por tanto ¿ por qué elegir el momento en que sustituimos un  calendario por otro para evaluar o para hacer planes? Y por qué nos fijamos períodos de un año y no de dos años o de seis meses?La vida de cada persona, su universo , tiene un ritmo diferente, que también puede variar a lo largo del tiempo.

De hecho para algunas personas éste puede no ser un buen momento  , porque para ellas es la Navidad es generalemente una época de mucho trabajo ( pensemos en personas que se dedican a la hostelería o al comercio) y/o porque están en otros frentes simultáneamente: afrontar una situación de duelo o pérdida enfrentándose a lo que llaman una «silla vacía», gestionar como pueden o saben conflictos familiares o de pareja,etc.champagne-1101944-m

Vivimos en un mundo de convenciones sociales . Las separaciones cronológicas y temporales , como otras referencias, son un puro acuerdo. Creo que podemos tomar como referencia nuestro «año mental o personal » para mirar hacia adelante y hacia atrás .  Lo bueno es que podemos fijarnos en las referencias habituales  pero con cierta flexibilidad, siendo  nosotros los que les damos  sentido : nosotros sabemos para qué hacemos  lo que hacemos y por qué en este momento y no en otro.

 

Con esta breve reflexión , la última de este año,  queremos  agradecerles los minutos dedicados a leer y comentar este humilde blog y brindo por que sigan con nosotros durante el año que viene. ¡Feliz Navidad!

Por mucho que nos empeñemos en creerlo,en intentarlo, la realidad es ésta: no podemos controlarlo todo, la incertidumbre vive con nosotros/as.

El tiempo está medido, parece imposible que lleguemos tarde: y entonces nos encontramos dentro de un atasco. O no arranca el coche. O no podemos salir de casa porque hay goteras o se ha roto el termo. Y todos los planes se vienen abajo. Momentos en los que parece que todo lo que hemos preparado el día anterior no servirá de nada y la sombra del estrés sobrevuela sobre nosotros/as.

No podemos saber con ninguna certeza qué va a pasar, ni cuándo  ni de qué forma. Y mucho menos por qué, si es que puede averiguarse en algún momento.

Al igual que no podemos evitar que llueva, ni podemos saber cuándo , podemos llevar con nosotros ( sobre todo si ya vemos que se acercan nubarrones) unos buenos paraguas para empaparnos lo menos posible .

Mis «paraguas» 800px-Paraguas_Vila_Nova_de_Cerveira preferidos son los siguientes  :

  • – Contar cada día en  nuestra planificación habitual con un espacio de tiempo que funcione como  margen, de manera que si surge un imprevisto que ocupa tiempo, no acabemos más tarde de lo que esperábamos. Si no  surgen imprevistos, utilizaremos ese espacio para tareas que habitualmente retrasamos ( actualizar las copias de seguridad del ordenador, limpiar, estudiar ,  hacer alguna llamada,…)
  • . Estar preparados para ser flexibles: si hoy no puedo salir a la calle, avanzaré una tarea que tenía programada para otro día que pueda hacer desde casa  y ese día haré los recados que hoy el imprevisto me impide cumplir.
  • – Permitirnos delegar en otras personas: no pasa nada por pedir un favor o retrasar una cita. Los demás siempre tienen la posibilidad de decir que no.  Eso sí, intentaremos ser muy selectivos con esta opción para evitar que se repita de forma muy continua. También es importante estar dispuestos a corresponder con las personas que nos ayudan .
  • -Comenzar con bastante antelación las tareas con las que sabemos que tendremos que cumplir en un momento determinado. Por ejemplo, los regalos de navidad se pueden ir empezando a comprar y preparar desde mucho antes porque conocemos las fechas … de esta manera sabemos  que si tardamos más de lo que esperábamos en encontrar un regalo o tardamos en recibirlo  por correo, tenemos un margen suficiente para llegar a tiempo.
  • – Finalmente, mantener la calma: en el momento en que se presenta el imprevisto, por complejo que resulte en ese momento, recordar otras situaciones imprevistas que se han presentado y que finalmente se han resuelto con relativa sencillez y que a día de hoy no han tenido un impacto importante en nuestras vidas.

 

Si es que lo inesperado también su punto , no han pensado lo aburrido que sería todo si ya lo conociéramos de antemano? ¿ Y en los desayunos, cafés y meriendas: qué nos tendríamos que contar?